jueves, 8 de abril de 2010

Puerperio

Se denomina puerperio al período en el cual el organismo materno sufre la involución de los distintos órganos y sistemas al estado existente previo al embarazo.
El puerperio comienza luego del alumbramiento o expulsión placentaria y se extiende hasta unos 45 días después del parto.
Lo podemos dividir en:
· Puerperio inmediato que comprende las primeras 24 horas posteriores al parto.
· Puerperio mediato o propiamente dicho que se extiende hasta el 7* día.
· Puerperio alejado hasta los 45 días después del parto.
Como hemos dicho, en este período ocurre la involución de las modificaciones ocurridas durante el embarazo, fundamentalmente a nivel genital, excepto las mamas. Es en el postparto donde la glándula mamaria alcanza el máximo desarrollo.
Inmediatamente a la expulsión de la placenta, el útero comienza su período involutivo debido a la contracción del músculo uterino o miometrio que se expresa como una tumoración en el centro de la pelvis y se extiende hasta el ombligo, de consistencia dura y que constituye el globo de seguridad de Pinard, evitando las hemorragias de origen uterino.
El cuello uterino, congestivo durante el embarazo y el parto, comienza a desedematizarse (deshincharse) hasta su cierre aproximadamente al décimo día de puerperio.
Los músculos pelvianos comienzan a recuperar su tono mientras la vulva y vagina retoman su morfología anterior al parto hacia el vigésimo día.
Las secreciones vaginales posteriores al nacimiento, denominadas loquios, mantienen un aspecto similar a la sangre durante las primeras 48 horas para hacerse rosada hacia el 3* o 4* día, aclarándose progresivamente y desaparecer un unos 15 a 20 días.
La pigmentación de la piel de la cara y genitales comienza a aclararse paulatinamente.
Existe una pérdida de peso de unos 5 a 8 kilogramos posteriores al parto, producto de la evacuación uterina, seguida de una disminución de 1200 a 1500 gramos durante la primera semana por la reabsorción de líquidos contenidos en el tejido celular subcutáneo (grasa corporal) en forma de sudoración que puede llegar a ser profusa en algunas mujeres y a través de emisión de gran cantidad de orina (poliuria).
Las paredes abdominales se presentan fláccidas como consecuencia de la diastasis o separación de los músculos rectos anteriores del abdomen. Éstos recuperan su tono entre los 60 y 90 días posteriores al parto.
Por último reaparecen las menstruaciones, si no existe lactancia, entre los 30 y 45 días de puerperio.Una mención especial merece la glándula mamaria, que en contraposición del resto de los órganos genitales se tornan turgentes, a veces dolorosas, con aparición de calostro que al cabo de 2 o 3 días se convierte en secreción láctea.

Dr. Ruben Alejandro Baglivo.
Especialista Consultor en Ginecología y Obstetricia.
Docente de la Universidad Nacional de La Plata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada